jueves, 7 de junio de 2012

Reacciones: 

Run away.

Corre como nunca lo has hecho, hasta el final del mundo, hasta que no puedas más y los pulmones te estén quemando. Y cuando estés ahí, en ese lugar, quédate quieto. Mira a tu alrededor, cierra los ojos y respita hondo. Cuando te des cuenta verás que eres libre, y te sentirás completamente felíz por haber escapado del mundo, aunque solo sea por un instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario